?>

El voluntariado es una figura clave tanto en nuestra confederación como en las entidades federadas.

El perfil de personas voluntarias que colaboran con nuestra federación es muy diverso: personas sin titulaciones académicas y profesorado universitario, gente grande y gente joven, mujeres y hombres, procedentes de diferentes culturas, etc. Todo esto, lo hacemos desde el trabajo conjunto y solidario entre todas las personas que participamos sea cual sea nuestra formación académica y el tiempo de dedicación.

El tiempo de dedicación y el tipo de tarea que se lleva acabo desde el voluntariado también es muy diverso, y es esto, lo que permite que todos los que quieran puedan participar como voluntarios independientemente del tiempo que se disponga o la formación académica que tenga. Así los proyectos se desarrollan comunitariamente, abriendo la participación directa en todos los órganos de gestión y decisión de las entidades a la comunidad y a la diversidad de personas que la forman.

Una cosa que hay que destacar es el hecho que las propias personas participantes en las entidades, es decir, las personas beneficiarias del proyecto llegan a ser voluntarios y voluntarias en su asociación y en la propia federación, ya que participan y colaboran activamente en la gestión y dinamización de las entidades, sin recibir ningún tipo de remuneración por su dedicación.

Es así como el proyecto de la federación y las entidades federadas han ido creciendo a lo largo de estos doce años a partir de la dedicación voluntaria de todas las personas con el objetivo de luchar conjuntamente por una sociedad más justa e igualitaria

En cuanto a la relación con las personas remuneradas de las entidades, esta se da en términos de igualdad. Hay que destacar el hecho que en los espacios de decisión y gestión de las entidades participan las personas beneficiarias del proyecto, las personas voluntarias y las personas remuneradas. De esta manera, las decisiones se toman de manera conjunta poniendo énfasis en las decisiones y argumentos de las personas que no tienen titulaciones académicas (voluntarias o participantes) y las cuales son protagonistas de nuestra federación.

Por todo esto, consideramos como un factor clave la formación de las personas voluntarias con tal de poder llevar acabo las actuaciones con gran calidad. Esta formación, la entendemos de manera continua. De un lado todos los espacios de la federación como las asambleas, jornadas, grupos de mujeres, grupo multicultural, son considerados como espacios de formación en el que las personas voluntarias se forman y van aprendiendo. Por otro lado, a lo largo del curso vamos organizando sesiones de formación específicas para los colaboradores y voluntarios de las entidades.